Miércoles, 27 Febrero 2013 12:59

A piñón fijo – Fixed Bikes

Siguiendo las vicisitudes de la moda o no, las bicicletas han dejado de ser para el verano. Y buena cuenta de ello es la gran cantidad de gente que las usa, como hobby o como medio de transporte, pero cada vez más.

Vemos cada día más gente por nuestras carreteras, ávidos de kilómetros los más, deseando salirse del camino y echarse al monte unos, y como un medio para moverse por la ciudad muchos otros. Dentro de esta última fauna urbana, nos encontramos los mal-tratados como simples hipsters, aquellos que han hecho de su bicicleta un icono, una seña de identidad más allá de un mero vehículo. Será por su coste, por sus posibilidades de customización, o por seguir, simplemente, los dictados de la moda, pero cada vez más gente se apunta a las Fixed.

 

El término  se refiere al característico piñón fijo que se ha puesto de moda con estas bicicletas. Nada de catalinas y piñones, se defenestran los cambios shimano de 24 velocidades (o más) que todos anhelábamos con nuestras primeras mountain bike tan de moda en los noventa. Un cierto referente en los mensajeros en bicicleta de Nueva York, le da ese halo mítico al piñón fijo, que te permite circular sin frenos, realizar acrobacias y equilibrios imposibles en bicicletas a piñón libre o “single speed". Pero es probable que muchos, como yo, estén atraídos simplemente por su aspecto sencillo, por la sencillez del piñón fijo, que en mi caso ni siquiera es tan fijo...

 Dentro de esta dinámica, han surgido muchas tiendas, webs y grupos que atienden o han ampliado sus miras al mundo fixed. Encuentro en mi entorno webs como Enciclika, donde puedes beber de culturabiciclística día a día, y Dos Noventa, donde comprar cuadros diseñados en Barcelona; iniciativas de marcas como Orbea que buscan el mejor diseño fixed de España para su producción con su Dude; artistas como Ciclopep que ve su arte plasmada en una de estas Orbea; grupos de amantes de las fixed en tu ciudad, como los Lebrebikers coruñeses; y, lo más curioso, pequeñas iniciativas espontáneas en pequeños núcleos pseudourbanos, como Vila de cruces, donde surge una fiebre del piñón fijo que, sin irse muy lejos de la realidad, puede significar la población de fixed per cápita más elevada del mundo, naciendo auténticos expertos de la customización de bicicletas.

Gracias a la experiencia de los últimos, a quienes introduje en la fiebre hace apenas un año y medio, por fin estoy en el proceso de creación de propia Single Speed, como cualquier buen hipster que se precie. Será un trabajo arduo pero, de buen seguro, muy enriquecedor y esperemos que con un acabado muy vistoso.

¡Nos vemos en la carretera!

Published in diseño